Publicidad

Trabajadores pierden más de un aguinaldo.

Por la falta de actualización de las escalas y del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, los trabajadores que reciben sueldos medianos pueden perder este año el equivalente a más de un aguinaldo.

Mientras, el Estado argentino deja exentas a muchas de las rentas financieras o de capital carga sobre los más débiles esquilmándole parte de su sueldo.

Se trata de la ley de impuestos a las ganancias, que nació afectando a un puñado privilegiado y hoy, en forma progresiva (no progresista), ataca a millones de obreros/as y empleados/as, y que cada vez son más tras cada acuerdo paritario.

Por ejemplo, un empleado soltero (sin cargas de familia) que cobra un sueldo de bolsillo de $ 8.000 -después de los descuentos de jubilación y salud-, este año pagará por Ganancias $ 3.979. Esta cifra es equivalente al medio aguinaldo que debería cobrar a mitad de este año.

Para el caso de un salario de 10.000 pesos, el descuento de Ganancias sube a 9.910 pesos, que equivale a un aguinaldo entero. Y con ingresos de $ 12.000, el impuesto anual sube a $ 16.725. En este caso es más de un aguinaldo. Para sumas mayores, el descuento es aun mayor y puede representar entre dos y tres aguinaldos.

El salario no es ganancia. Tampoco es capital ni renta. El sueldo es el pago que recibe el empleado para reproducir su fuerza de trabajo, es una parte del valor generado por quien trabaja en relación de dependencia y que se le devuelve en forma mensual o quincenal para su subsistencia, para el consumo, para que adquiera los insumos materiales (supervivencia) y simbólicos para seguir reproduciendo su fuerza de trabajo.

Las empresas ya les retuvieron a los trabajadores Ganancias por los sueldos cobrados desde enero a mayo. En junio, con el pago del medio aguinaldo, al tener un ingreso adicional, el descuento aumenta y se prorratea en los meses siguientes . Y vuelve a pegar un salto con el cobro del otro medio aguinaldo, en diciembre.

Así, los descuentos por el impuesto a las Ganancias en el segundo semestre del año son mayores a los registrados en la primera mitad. Y con el mismo nivel de sueldo, entre julio y diciembre el trabajador tendrá un ingreso de bolsillo inferior al que vino cobrando entre enero y junio .

Es el caso del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), que sostiene que si se hubiese ajustado por la evolución de los salarios, este año el mínimo no imponible de Ganancias debería ser de 9.500 pesos para los trabajadores solteros y de 13.000 pesos para los casados, con 2 hijos .

Si este caso se cumpliera, hasta esos valores de salarios los trabajadores no estarían alcanzados por Ganancias y podrían cobrar todo el sueldo y el aguinaldo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la presión tributaria no se detiene sólo en Ganancias: los asalariados además pagan el IVA sobre sus consumos, que están gravado con el 21%. Y este impuesto golpea proporcionalmente más a los asalariados y a los sectores de ingresos fijos medios, que consumen casi todo lo que les ingresa y no pueden ahorrar.

Con indignación, esos millones de trabajadores, con sueldos medianos que ven como pierden al año el equivalente a un aguinaldo, o más, que ven como los aumentos salariales se van con el impuesto a las ganancias aparecen los reclamos, la movilización y las amenazas de huelga.

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *