Publicidad

Liquidacion de Ganancias abogados y contadores

La liquidacion de Ganancias abogados y contadores estaba en debate y presentaba ciertas dudas pero tras el fallo de la Corte Suprema que ratificó el aval sobre los abogados y contadores al liquidar el impuesto a las Ganancias. El fallo del máximo tribunal establece que los estudios no les corresponde tributar Ganancias como empresas, deben tributar como asociaciones civiles.

Liquidacion de Ganancias abogados y contadores:

Sobresaliendo como factor para diferenciar entre tributar como empresa o como asociaciones civiles se da entre rentas devengadas y percibidas. Ya que las empresas tributan por su facturación y los profesionales deben tributar por cada ingreso obtenido. A partir de los recientes fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación establece que los estudios profesionales como los de abogados y contadores no deben tributar por Ganancias como empresas, y si como asociaciones civiles.

Para lo que deja en claro la diferencia entre las categorías en cuanto a las ganancias devengadas y las ganancias percibidas. Las empresas tributan por su facturación y los profesionales por cada ingreso, facturado, y que figure en su contabilidad.

A Quienes Favorece:

El fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sin dudas que es un gran alivio de bolsillos en los estudios legales y contables en especial los principales al tratarse de sociedades civiles.

Según Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda:

Mientras que, los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, estiman que ambas actividades deben complementarse con una explotación comercial.

Según Gils Carbó:

El fallo de la Corte Suprema contradice el primer dictamen de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que juega a favor de cobrarle Ganancias a los estudios profesionales bajo la tercera categoría. Seguramente siguiendo los dictados de sus jefes K, Gils Carbó mantiene su pensamiento sobre que las ganancias de profesionales y miembros del estudio “derivan de su participación en una sociedad, lo que en los términos del artículo 49 de la Ley del Impuesto a las Ganancias determina la categoría de la renta”.

Lo que significa que los ingresos no provenían del todo o en parte por una actividad profesional, mas bien de varios factores productivos como el trabajo de otros profesionales en relación de dependencia, a cargo del profesional y sus socios. Estimando que la fuente de los ingresos no es más que “una conjunción del capital y el trabajo, lo que es propio de la tercera categoría prevista por la Ley del Impuesto a las Ganancias” como dejo en claro en su dictamen.

Fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación:

A partir de las causas “Marval & O’Farrell Sociedad Civil c/ EN – AFIP DGI s/ Dirección General Impositiva” y “Paracha, Ángel c/ DGI s/ queja” la Justicia en el máximo tribunal falló que “no basta que la actividad profesional desarrollada en los referidos entes tome forma de empresa, para calificar las rentas como de tercera categoría”.

La Corte Suprema, cree que la organización como empresa no influye de forma notoria en cuanto a la categorización de las rentas generadas por la prestación de servicios profesionales. El fallo de los magistrados del alto tribunal concluye que “en materia de interpretación de disposiciones legales no cabe presumir la inconsecuencia o falta de previsión del legislador, razón por la cual las normas deben ser entendidas evitando darles un sentido que ponga en pugna sus disposiciones, procurando adoptar como verdadero el que las concilie y deje a todas con valor y efecto”.

Además de señalar que “cuando la ley emplea determinados términos y omite, en un caso concreto, hacer referencia a un aspecto, la regla más segura de interpretación es que esos términos no son superfluos, sino que su inclusión se ha realizado con algún propósito, por cuanto, en definitiva, el fin primordial del intérprete es dar pleno efecto a la voluntad del legislador”.

Esto significa que las ganancias por servicios prestados por estudios profesionales organizados como empresas o sociedades -cuando no sean sociedades de capital- son de la cuarta categoría de la Ley del impuesto, no si la actividad profesional se complementara con una explotación comercial.

Para fallar de tal forma, el máximo tribunal concluyó que los datos proporcionados logran demostrar “la existencia de una organización empresaria”, y que dicha información “no es determinante para encuadrar a las rentas en la tercera categoría”. Siendo imprescindible que pudiera demostrarse que la entidad realizaba una explotación comercial que complemente la actividad profesional, para ki no fueron suficientes las pruebas para tal fin.

Dejando fuera la presentación de documentos que solo ofrecian datos sobre “las inversiones realizadas en equipamiento, la existencia de una estructura jerárquica dedicada a emplear recursos humanos y materiales para llevar adelante una actividad profesional con fines de lucro, el volumen de las operaciones facturadas”.

Explotación Comercial:

Para algunos expertos Voces, el fallo es de carácter contundente sobre la existencia de una empresa, cuando se trate de una actividad profesional, las ganancias serán de cuarta categoría, no en elc aso de una explotación comercial. Consideran que la explotación comercial se refiere a una actividad comercial complementaria de la principal, como ser el servicio de hotelería/hospedaje del sanatorio. Por lo que un profesional al disponer de una secretaria, bienes de uso o contrate profesionales en relación de dependencia no significa que se trata de una empresa. Por lo que aunque sea una estructura semejante se trataria de una actividad profesional de cuarta categoría.

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *