Publicidad

Cuando el 20% no es suficiente

El Gobierno ha anunciado con bombos y platillos, acostumbrados a la parafernalia oficial, un aumento del 20% en el Minimo No Imponible. Cuando escucho la tele a los funcionarios, casi casi que me lo creo que me han hecho un favor. Sin embargo, cuando lo pienso mejor, caigo a la realidad: 20% es casi lo mismo que nada.

¿Como llego a esta conclusion? Más fácil de lo que piensa. y es que seguramente usted llegue a la misma conclusion en cuanto haga las cuentas y vea cuanto paga de Impuesto a las Ganancias en el año. El tema es muy pero muy simple. Si el Minimo No imponible no era actualizado desde hace 2 años, y la tasa de inflacion (la real, no la del INDEC), en estos dos últimos años se aproximo al 25% anual, entonces desde 2011 a esta parte se ha acumulado una desvalorizacion de la moneda en un 50%.

Con los precios de los productos aumentando -en promedio, algunos mas, otros menos- en un 50%, lo lógico es que el Minimo No Imponible aumentara en la misma proporcion. Y ni que hablar de los aumentos de las escalas salariales. Recuerde usted un poco los aumentos de sueldos que le han dado en estos dos años (no de buenos, sino por el alto nivel de la inflacion no reconocida).

Estos aumentos de sueldos no han ido todo a usted, sino que han pasado a engrosar en parte las arcas de la AFIP, que con la aspiradora de las retenciones del Impuesto a las Ganancias se ha llevado una parte sustancial de esos aumentos. Y a más aumento, mayor impuesto paga, ya que Ganancias es un impuesto con alícuotas progresivas.

Si la lógica iluminara a los Gobernantes, entonces tendrían que haber aumentado las deducciones del impuesto a las ganancias (de las cuales el Minimo No Imponible es solo una de muchas…) en la misma proporcion que, al menos, los aumentos de salarios. Esto no produciria una rebaja del Impuesto a las Ganancias que usted paga, pero al menos, no pagará más. Pues bien, con este mísero (¿se puede utilizar esta palabra?) 20% de aumento, usted, como la lógica lo indica, estaría pagando un 30% mas de impuesto que hace 2 años. O incluso más, ya que con seguridad, estará pagando una alícuota mayor por el mayor nivel de ¿ganancias? obtenidas por su salario.

Asi, no queda otra que reconocer a quienes dicen que el Impuesto a las Ganancias, tal como está hoy en día, es netamente un Impuesto al Salario. Y esta afirmación tiene sus porqué: no hay nada más fácil que cobrar el Impuesto a las Ganancias a la ya famosa Cuarta Categoría. Los empleados en relacion de dependencia no tienen la escapatoria que si pueden tener los autónomos, mucho menos controlados y de más díficil cobro.

En definitiva. Este cambio en las Deducciones del Impuesto a las Ganancias se ha quedado corto. Cortísimo, ya que es una visión muy miope del problema, ya que la actual situación requiere de cambios más profundos, como la actualizacion de las escalas del impuesto o de otras deducciones quietas desde hace mas de 10 años. Y si combinamos el problema de Ganancias con la reduccion significativa de gente que cobra las Asignaciones Familiares, entonces llegamos a una conclusión que todos sabemosy que nadie quiere oir: la presion fiscal sobre el asalariado en blanco es poco menos que brutal.

Al fin y al cabo, llegaremos al momento donde le diremos a nuestros empleadores: quiero que pongan una parte del salario en negro. Y no estamos tan lejos de ello…

 

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *