Publicidad

Como es el Impuesto a la Herencia

El afán recaudatorio de los Estados es, en muchos casos, muy voraz. En Argentina, eso sucede no solo con los impuestos nacionales como el Impuesto a la Ganancia, sino también con los fiscos provinciales, y en especial, con la Provincia de Buenos Aires, ávida de dinero y una de las que mayor presión fiscal tiene con sus habitantes.

En este caso, hablaremos del Impuesto a la Herencia, un tributo que se utilizó a nivel nacional en la última parte de la década del setenta, y que la Provincia, a través de ARBA, reflotó a partir de 2010. Se trata, tal como dice su nombre, de gravar todo aumento de riqueza a título gratuito, incluyendo herencias, legados, donaciones, renuncias de derechos, enajenaciones directas o por interpósita persona en favor de descendientes del transmitente o de su cónyuge, y los aportes o transferencias a sociedades.

En este contexto, y cuidando todas las vías de evasión posibles, se gravan:

  • las ventas de inmuebles realizadas hasta dentro de los 5 años del fallecimiento a sus herederos forzosos o a sociedades integradas por descendientes;
  • compras de bienes a nombre de descendientes o hijos adoptivos menores de edad, que ellos no puedan justificar,
  • constitución, ampliación y disolución de sociedades entre ascendientes y descendientes.

También están gravadas las operaciones realizadas en el denominado período de sospecha, tales como las extracciones de dinero de las cuentas del causante o su cónyuge, realizadas en los 60 días anteriores al deceso de cualquiera de ellos, los títulos y acciones que se hubieran comprado dentro de los 6 meses anteriores al deceso del causante y estén en poder de los herederos al momento de su muerte.

Este es un impuesto de alto alcance, ya que no sólo los inmuebles y los derechos reales están gravados, sino también todos los bienes propiedad de una persona física que puedan considerarse radicados en la provincia de Buenos Aires, como lo son bienes muebles, depósitos bancarios, créditos, títulos públicos, acciones coticen o no en bolsa, cuotas representativas de sociedades, certificados de participación y cuotas partes de fondos comunes de inversión, así como derechos de propiedad industrial, científica, literaria o artística. Poco más y se grava hasta el aire que respiró el difunto…

El impuesto se determina sobre los patrimonios que excedan los $ 3.000.000, aplicando la tasa sobre el total desde el 5% para los hijos, hasta el 10,5% para parientes más lejanos, sobre toda la fortuna. No interesa la cantidad de hijos, nietos, ni su riqueza previa. No olvide consultar a sus abogados laboral, por las dudas…

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *