Publicidad

Bancarios y el impuesto a las ganancias.

El aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias se impuso en la agenda mediática como una de las principales preocupaciones de la sociedad argentina.

Después del acuerdo salarial, los trabajadores bancarios se encuentran analizando temas que afectan al sector. Uno de ellos es el impuesto a las ganancias, ya que “el sueldo no se puede lavar con este descuento”, subrayó a AIM el delegado del Banco Nación, Eduardo Enrique, quien añadió que analizan la posibilidad de que las Cámaras Empresariales absorban lo que nos están quitando”.

“Argentina es el único país del mundo que tiene un impuesto al salario”. Esa falsedad es repetida insistentemente por ciertos medios de comunicación y la realidad es exactamente la inversa: todos los países cuentan con gravámenes a los ingresos.

La propuesta de eliminar la cuarta categoría de ganancias, la que grava las rentas del trabajo personal, es manifiestamente inequitativa.Un informe elaborado por investigadores del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales del CONICET, aún no publicado, revela que eso implicaría una caída de la recaudación de, por lo menos, 21.000 millones de pesos.

Pero por otro lado el delegado del banco nación expresó que cuentan con “temas pendientes” no monetarios. Uno de ellos es el impuesto a las ganancias, aspecto que “nos afecta profundamente”, manifestó y remarcó a AIM que “el sueldo no se puede lavar con este descuento”. “Se está discutiendo con las Cámaras Empresariales, a quienes solicitamos que absorba lo que nos están descontando del impuesto para que el impacto no vaya al bolsillo; por eso en algunas entidades, ya lo están devolviendo”.

Además, se debatirá el ingreso de contratados en la planta del Banco, en algunos casos, por zonas desfavorables. Cabe recordar que desde 2010, el sector reclama por la derogación del impuesto, ya que “afecta notablemente a los trabajadores bancarios”.

Enrique recordó que el acuerdo de recomposición ya se comenzó a pagar. El aumento establecía un 19,5 por ciento, una suma de 1.000 pesos para los meses de enero, febrero y marzo, de un 24,5 por ciento a partir de abril y un monto complementario de 1.560 pesos en dos cuotas (julio y agosto)”.

Pero según se afirma desde CIFRA en la actualidad, los aumentos salariales siempre son superiores a la detracción impositiva. En el cuadro “Presión fiscal para el trabajador soltero sin hijos” se puede observar, para el caso de un trabajador soltero, el incremento de impuestos que debe abonarse ante una suba de sus salarios.

Como puede observarse, en todos los tramos, los incrementos salariales son superiores al impuesto adicional que debe abonarse. Lo mismo ocurre para el caso de los trabajadores casados (con o sin hijos).

En tanto, desde la asociación gremial que nuclea a los empleados de las entidades financieras, resaltan que “los bancarios hemos valorado y valoramos públicamente la recuperación económica y de los derechos sociales durante los últimos siete años, tras atravesar un quebranto sin precedentes. Reivindicamos la decisión los dos últimos gobiernos nacionales que han garantizado la serie más larga de negociaciones paritarias de nuestro país, la recuperación del sistema previsional y los avances en la remuneración de los jubilados, la Asignación Universal por Hijo, los esfuerzos en cuanto a la modificación del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias”.

 

 

 

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *